domingo, 22 de febrero de 2009

Y sólo se trataba de vivir (2002)

Y SOLO SE TRATABA DE VIVIR.

Pato Varas Santander

El miércoles 31 de julio, a las 19,00 horas, se dará inicio, en los salones de la Universidad
del Mar de Valparaíso, al IV Encuentro Internacional de Desarrollo Personal.
Cada dos años la Asociación Latinoamericana de Desarrollo Personal invita a sus
asociados y a todos los interesados, especialistas o no, a reunirse para intercambiar, a través
de ponencias, talleres y mesas redondas, sus experiencias y conocimientos en el ámbito que
le compete: el Desarrollo Personal.
El Desarrollo Personal nació, como disciplina, aproximadamente hace 40 años en
California, USA y es la forma propia y natural de trabajo de la terapia humanística. Los
años 60’ fueron años de gran efervescencia y cambio en la costa oeste de los Estados Unidos.
En los salones del Esalen Institute de Big Sur, California prácticamente se dio vida al
Movimiento del Desarrollo del Potencial Humano, la Asociación de Psicología Humanística
y los Grupos de Encuentro. Significó cambios paradigmáticos, teoréticos, metodológicos
y de estilo y enfoque en el ámbito de la terapia. De la terapia conversacional propia de
los años pre 60’ se pasó a la terapia experiencial, del enfoque analítico-interpretativo al
enfoque fenomenológico, de la consulta al taller, del trabajo individual al trabajo grupal, del
modelo clínico de intervención a un modelo propio, el de interacción, denominado “modelo
de desarrollo personal”, los pacientes se convirtieron en personas y los terapeutas en, simplemente,
facilitadores o acompañantes; lo humano se privilegió y enfatizó de verdad.
Chile, gracias a Claudio Naranjo fue parte de este movimiento. Entre los años 66’ y
69’ Naranjo fue discípulo y colaborador de Fritz Perls en Esalen, allí nació su libro: “ La
Vieja y Novísina Gestalt” editado en nuestro país por la Editorial Cuatro Vientos; Editorial
que bajo la dirección de Francisco Hunneus ha sido por treinta años pionera latinoamericana
en lecturas de esta índole. Naranjo dirigió junto a Dick Price el Programa de Formación
de Terapeutas Gestalt en Esalen cuando Perls se traslado a Canadá a fines de esa década.
Programa al que en 1977 y dirigido por Dick Price y David Schiffman me correspondió
asistir para formarme como terapeuta gestalt. Adriana Schnacke ya antes de trasladarse a
Buenos Aires (1973) había ofrecido talleres de terapia gestalt en nuestro pais.
A fines de la década del 70’ a sólo unos pocos chilenos, de todos modos, nos interesaba
el tema: Alejandro Celis, Aline Sandford, Gonzalo Pérez, Vilma Haning y, desde luego,
la inolvidable Lola Hoffman. Había, además, el año 68’ ocurrido un hecho insólito; Un
grupo importante de esalenianos, entre los que podemos destacar a John Lilly y John Stevens
(autor del “Darse Cuenta”) viajaron hasta la ciudad de Arica para estudiar con Oscar
Ichazo, creador del Sistema Arica y residente, desde poco después, en Nueva York. Sin
embargo a comienzos de los 80’ eran aún muy desconocida palabras tales como: crecimiento
personal, talleres, facilitador.
El primer centro de Desarrollo Personal, existente en Chile, fue creado por Ruth
Hoflich, el año 1982 en Viña del Mar. El año 83’ Pato Doorman abrió su pequeño centro en
Sánchez Fontecilla (Providencia) y Maruja González el centro Ecos, que por aquellos años
se llamaba “Psique”( Ñuñoa). Y con el año 86’ se marcó una gran diferencia; al nacer en el
CPEIP el Programa de Formación de Facilitadores del Desarrollo Personal e Interpersonal
generamos para Chile una senda de trabajo institucionalizado y cercano a no sólo los niños
y adolescentes, sino también a los segmentos de nivel económico menos favorecidos. El
Desarrollo Personal como lo había hecho decenas de año antes la educación, se democratizó.
Pronto la formación incluyó no sólo a profesores, sino también a psicólogos ( Victor
Hugo Kuschel, de La Serena , fue el primero de ellos), enfermeras, asistentes sociales, religiosos,
especialistas en desarrollo comunitario e incluso ingenieros comerciales y expertos
en recursos humano.
Para los años 90’ la formación del CPEIP y la naciente Sociedad Chilena de Desarrollo
Personal( formada por ex alumnos del CPEIP) se extendió a extranjeros; hubo alumnos
de Argentina, Perú, Ecuador, Colombia, República Dominicana, El Salvador, Holanda,
Estados Unidos, Alemania y Suiza. A mediados de los 90’ el Programa de Formación le dio
su apoyo al CONACE creando un Programa de Desarrollo Personal para la Prevención de
la Droga. Gracias al apoyo irrestricto del entonces director del Centro de Perfeccionamiento,
Gabriel de Pujadas (1990-1994), fue creada la red nacional de Facilitadores del Desarrollo
Personal y se generaron redes comunales de facilitadores. En 1997 se consolidó la más
importante red comunal de Desarrollo Personal de Chile, la de la Corporación de Educación
de la Municipalidad de San Bernardo, que hoy ofrece 100 talleres de Desarrollo Personal al
año y atiende a 2000 participantes entre alumnos, profesores y apoderados.
De esta formación y a través de sus ex alumnos(as) nacieron, posteriormente, la
Asociación Ecuatoriana de Desarrollo Personal, la Sociedad Colombiana de Desarrollo
Personal y la Asociación Latinoamericana de Desarrollo Personal. Y fueron el CPEIP y la
Sociedad Chilena de Desarrollo Personal quienes en 1996 organizaron el Primer Encuentro
Internacional de Desarrollo Personal que concitó la presencia de especialistas e interesados
de Argentina, Ecuador, Colombia, Estados Unidos y todo Chile.
Luego de organizarse con singular éxito el 98’ en Quito, Ecuador y el 2000 en Bucaramanga,
Colombia, hoy, es nuevamente en Chile y gracias a la organización de la Universidad
del Mar de Valparaíso con la colaboración de la Escuela Chilena de Desarrollo
Personal, la Universidad Raúl Silva Henríquez y el mismo CPEIP donde el ahora Cuarto
Encuentro Internacional de Desarrollo Personal tendrá lugar.
Posiblemente y en los inicios de este nuevo siglo sean en lo teórico y metodológico
dos las principales novedades que ofrece la disciplina del Desarrollo Personal: el aporte
espiritual y meditativo de la psicología transpersonal y la bella y axiológica integración que
ha tenido la psicología humanística a través del aporte de la terapia Hakomi. En su aplicación,
Chile marca una importante diferencia: el Desarrollo Personal ha llegado y está llegando,
mediante sus talleres, a toda la gente: niños, adolescentes, universitarios, adultos y
adultos mayores; tanto a los adinerados a través de centros privados como a los más pobres
y necesitados gracias a programas institucionalizados en escuelas, consultorios, centros de
acogida, de rehabilitación conductual, de salud mental y familiar, de atención a niños maltratados
o de apoyo a clubes del adulto mayor.
Las universidades han incorporados desde hace algunos años a sus currícula generales
o de sus escuelas de pedagogía o psicología o de sus departamentos de Bienestar Estudiantil,
el Desarrollo Personal. En Santiago existe una red universitaria de Desarrollo Personal
conformada por diez y ocho Casas de Estudios superiores. La Universidad del Mar
exige a todos sus alumnos haber asistido durante su carrera a lo menos a un taller de Desarrollo
Personal ofrecido por el Departamento de Desarrollo Personal de la universidad. Diversas
universidades han desarrollado programas atingentes al tema, de hecho la Universidad
de Santiago ofrece a través de multimedia e internet un capítulo de Desarrollo Personal
a los profesores interesados.
Como dijo el Buda, “Es necesario cortar mucha leña” y lo hemos venido haciendo
en Chile y Latino América por ya treinta años. Parodiando a Facundo Cabral podemos hoy
decir: “Y valía la pena... sólo se trataba de vivir”

1 comentario:

  1. ¿Se puede copiar para mandarselo a unas clientes y alumnas mìas?

    ResponderEliminar