sábado, 12 de abril de 2008

De Esalen a Salamanca (1961-1996)

1
DE ESALEN A SALAMANCA, 35 AÑOS
Pato Varas Santander
El ser humano,
cada vez que tiene ambiente y oportunidad
para ser más humano, lo es.
Michael y Dick salieron a la terraza. El oleaje rompía en la base de los
acantilados. La noche estaba un poco fría, pero pasó inadvertido para ambos. Dick estaba
sonriendo. Tenía motivos. Alan Watts estaba dando su seminario en el lodge de Esalen.
Era el primero, aquel con que se inició -en enero de 1962- el Instituto Esalen de Big Sur,
California. En el portón de entrada, contiguo a la highway number one de la Costa Oeste,
aún colgaba su antiguo letrero: “State´s Hot Springs”.
Michael y Dick se habían re-conocido en 1960. Ambos habían estudiado en
la Universidad de Stanford. En 1952, Michael egresó de su B.A. en psicología, en tanto
Dick se matriculaba en el mismo programa. Para 1956, Michael fue admitido en el ashram
de Sri Aurobindo, en Pondicherry, India, donde estudió, meditó y practicó deportes durante
seis meses. Al retornar a California escribió su primera novela. Golf in the Kingdom.
Tenía entonces 26 años.
Para Dick las cosas no habían sido tan fáciles. Al egresar de Stanford había
tomado cursos de budismo en la Academia de Estudios Asiáticos de San Francisco, donde
Alan Watts era la atracción. Dick se “rayó” a tal punto que en diciembre de 1956 decidió
ingresar voluntariamente al Instituto of Living, en Connecticut, para tres meses de cura
psiquiátrica. Allí fue “maltratado”. Los facultativos del Instituto opinaron que él sufría de
esquizofrenia paranoide. Desde ese instante, Dick dejaba de ser ciudadano libre en el país
de la libertad y las oportunidades. Sólo podría abandonar ese maldito lugar, siempre y
cuando los doctores así lo estimaran. Dick decidió que todo lo que le quedaba era ser un
buen boy. Aceptó pasivamente que Bonnie, su esposa, anulara el matrimonio y que en el
“salón de tratamiento” lo sometieran a 10 electroshoks y 59 aplicaciones de insulina. Un
año más tarde pudo salir de ese infierno. Había aprendido que un hombre sano jamás debe
entrar en un sitio así, y menos, para ponerse en manos de tales especialistas.
Al comienzo de la primavera de 1961, Michael y Dick subieron al jeep de
este último para recorrer los 240 Km. que separaban a San Francisco de Big Sur. Destino:
la propiedad de los padres de Michael, una antigua hostería con baños termales a orillas de
la carretera estatal, “State´s Hot Springs”. Tom Slate había comprado esas tierras en 1882;
2
y en 1910 las vendió al doctor Henry Murphy. Este último sabía de las propiedades
termales de sus aguas y abrigaba el proyecto de crear allí un lugar de vida sana, como los
que había conocido en un viaje reciente a Europa, en Baden-baden. Había un pequeño
problema: no existía un camino para ir hasta el lugar. En 1914, el doctor llegó con dos
bateas victorianas hasta sus terrenos y las instaló de inmediato. Las famosas bateas
viajaron por mar desde Monterrey y fueron alzadas a pulso por los acantilados de Big Sur.
Henry Murphy no sospechaba que su proyecto sería cristalizado, con creces, cincuenta años
más tarde, por su nieto Michael.
Dick y Michael iban fascinados a bordo del jeep. Llenos de ideas. El país
estaba lleno de ideas. Y California, como siempre era pionera. “Lo que hoy sucede en
California, mañana ocurrirá en USA.” reza el slogan de la Costa Oeste. Dick y Michael
pensaban que había llegado el momento de hacer algo con las ideas de Jack Kerouac y
Allen Ginsberg, de Aldous Huxley y Gregory Bateson, de Frederick Perls y Mathias
ALexander, de Wilheim Reich, de Watts, Krishnamurti, Maslow, Rogers y Rollo May. Se
decía que en San Francisco estaba surgiendo un nuevo Renacimiento, un nuevo “Conócete
a ti mismo”. Dick y Michael pensaban que Big Sur sería el lugar apropiado para explorar y
experimentar nuevas formas de psicología, filosofía y religión. Nuevas aproximaciones al
sentido y significado de la vida y su potencialidad. Jota Kennedy estaba vivo y Vietnam
era una palabra ajena en el mapa.
Ellos se habían conectado con sus grandes maestros y estos estaban
entusiasmados con la posibilidad de dictar charlas y dar seminarios en Big Sur. Pero no
contaban con lo que sucedía en la hostería y los baños termales de la Slate´s Hot Springs.
Esta era la base establecida de la vieja bohemia de Big Sur. Allí señoreaban Emil White,
Henry Miller (sí, el de los Trópicos de...), Frieda Lawrence y un montón de “artistas” de la
zona que sólo se tranquilizaban cuando por las noches una magnética joven de 19 años
cantaba para ellos, Joan Báez. De otro modo ellos consideraban que el lugar les pertenecía,
especialmente la zona de las aguas termales.
Dick, Michael, Hunter Thompson, el administrador, Joan Báez y cuatro
perros doberman pinschers debieron extremar sus argumentos y ladridos para que,
finalmente, el lugar fuera desocupado. Para las Navidades de 1961, sólo el silencio y las
luces de las velas poblaban Esalen.
La sociedad Murphy-Price empezaba. Michael aportó la propiedad y Dick
17 mil dólares ahorrados y heredados que su padre, el lituano Herman Pries, depositó a su
nombre en el banco de Monterrey.
Durante el año ´62, se ofrecieron en Esalen diversos seminarios de fin de
semana, con asistencia de un promedio de 20 participantes por seminario. Para presentarlos
fue acuñado el título: Seminarios para el Desarrollo del Potencial Humano. A Watts lo
sucedió Aldous Huxley. Y a Huxley, Abraham Maslow. Todos ellos tuvieron la
oportunidad de contemplar cautivados la danza de un maestro y amigo de Dick Price, Giafu
Feng, quien, para la fecha, había trasladado sus bártulos desde el San Francisco Zen
Center a Big Sur. ¡¿Qué es eso?! - le preguntaban. Tai Chi, respondía Gia-fu.
3
Luego, Murphy y Price recibieron el espaldarazo de sus amigos de Stanford.
En el verano del ´62, ellos ofrecieron varios talleres (workshops) en Esalen. El primero se
tituló The Expanding Visión a cargo de Willis Harman. A él le siguieron John Langton-
Davies, Kenneth Walkers y Franz Winklers. A todos ellos los hermanaba igual propósito:
desarrollar nuevas fronteras en el significado y la práctica de la psicología y la filosofía.
En el otoño de 1962, el lugar recibió un nuevo nombre: Big Sur Hot Springs.
Para entonces, Gregory Bateson y Joe K. Adams se encontraban dirigiendo el seminario
Definiciones Individuales y Culturales de la Realidad.
La segunda serie de seminarios para el desarrollo del potencial humano se
inició en enero de 1963. Una poderosa palabra rondaba el ambiente: Encounters: grupos de
Encuentro. Buber, Moreno, el psicodrama, K. Lewin, Los NTL (National Training
Laboratories), el role playing, los grupos-T, y otros venían siendo profusamente
conversados y discutidos en Big Sur.
En febrero de 1963 arribó a Big Sur el “encounter”. Lo llevó Paul Kurtz. Su
taller se tituló: Entrenamiento de líderes en dinámica grupal. Unos términos muy
lewinianos. Faltaban dos componentes para que Esalen Institute naciera. Llegaron ese
mismo año. Eran la terapia Gestalt y el trabajo corporal. El primer taller de Gestalt, en
Esalen, fue ofrecido por Wilson van Dusen y Eugene Sagan. Los inscritos esperaban hablar
acerca de la terapia Gestalt y se encontraron, a poco de empezar, en medio de un taller
experimental de Gestalt. Al cierre del domingo, los participantes estaban extasiados y
llenos de energía.
El trabajo corporal fue iniciado con el tai chi de Gia-fu Feng. Más tarde se
sumó Charlotte Selver con su Método de Conciencia Sensorial y luego Bernie Gunther.
Pero a Gunther le picaba su propio bichito: Fritz Perls. Gunther había organizado algunos
talleres para Perls en Los Ángeles y pensó que Big Sur sería el lugar adecuado para que el
creador de la terapia Gestalt ofreciera un programa de entrenamiento para profesionales.
En la primavera de 1964 Fritz, en un pequeño Fiat, cruzó el portón del Instituto Esalen.
Tenía setenta y un años y se parecía a Santa Claus.
El póster que anunció el primer taller de F. Perls en Esalen, decía así:
“Introducción a la terapia Gestalt.
Guiado por: Dr. Frederick Perls, psiquiatra y autor de Gestalt Therapy.
El Dr. Perls explicará los conceptos que orientan la terapia Gestalt, y
mostrará alguno de los métodos que él ha desarrollado para expandir el darse cuenta
y destruir las divisiones del self. Estos métodos incluyen el uso de diálogos (entre el
terapeuta y el paciente y entre aspectos del self), y un trabajo, no interpretativo, con
sueños. A la vez, el Dr. Perls relacionará la filosofía y las técnicas de la terapia Gestalt
con forma de expresión artística, trabajando con Fritz Faiss, pintor y escultor, quien
estará residiendo en Big Sur Hot Spring.
Habrá tres programas de fin de semana: la asistencia de cada uno será
4
limitada a quince personas; la primera preferencia será par quienes marquen más de
un fin de semana.
Pie (por fin de semana) $ 46 por persona”.
Dick y Michael decidieron que había llegado el momento de rebautizar el
lugar. Los primeros habitantes de la región habían sido, siglos atrás, los indios esalen. El
lugar se llamaría: Instituto Esalen.
Big Sur se estaba haciendo famoso y los famosos empezaron a dirigir sus
pasos hacia Esalen. Cada seminario, taller o lectura de Esalen era tema de la prensa. No
era para menos, si por su lodge y sus jardines se paseaban Arnold Toynbee, el gran
historiador; Paul Tillisch, el filósofo; Ken Kesey, el famoso autor de la novela llevada al
cine "Atrapados sin salida"; o un desconocido como Carlos Castaneda que dirigió un
seminario sobre Chamanismo Indígena, donde no paró de hablar acerca de sus
conversaciones con un tal Juan Matus.
En 1966, Esalen ofreció su primer programa residente de formación. Fue
dirigido por Virginia Satir y colaboraron en él, entre otros: Gia-Fu Feng, para el tai chi;
Bernie Gunther, con técnicas de conciencia sensorial; Fritz Perls y su terapia Gestalt, y
Alexander Lowen con terapia neo-Reich y bioenergética. Ese mismo año, Dick inició una
profunda, gentil y completa terapia en manos de Fritz Perls. Fritz era una institución dentro
de la institución y con los años, y luego de fallecer, el 14 de marzo de 1970, su legado
quedaría principalmente, en Esalen, en manos de Dick Price. La formación de Dick pasó
por todos los grados: cliente, alumno, discípulo, colaborador y colega.
Con el año ´67 llegaron a Esalen, para quedarse, William Schutz, el creador
de la metodología de los Grupos de Encuentro, e Ida Rolf, la madre del rolfing. Esalen era
la Meca del “Movimiento del Potencial Humano” y norte permanente de la Asociación
Americana de Psicología Humanística. Pronto, Schutz pasó a ser el Director del Programa
de Residentes en Formación. Desde luego, Fritz fue relevante para Esalen, pero el mentor
del modus operandi de los talleres fue Bill Schutz, “el prusiano”. Schutz dio con la fórmula
que integraba intensidad, tiempo de trabajo, trabajo corporal, emocional y meditativo,
libertad de acción e interacción grupal.
En 1965, Esalen había editado un catálogo de 12 páginas, en el que se
ofrecían doce talleres. Para 1968, el catálogo era de 28 páginas y publicaba 120 talleres.
Maslow hablaba de “la tercera fuerza”, la psicología humanística.
La Asociación Americana de Psicología Humanística había sido fundada en
1963 con una peculiaridad: a ella estaban adscritos psicólogos tales como; Bugental, Rollo
May, Maslow y Carl Rogers, y humanistas como Huxley o Arthur Koestler. La reunión
anual de la AAHP de 1968 comenzó con una “sesión experimental”. Los participantes se
sentaron en el suelo y se sacaron los zapatos y chaquetas. Hubo contacto corporal, danza
libre y conversación. El estilo Esalen se había consagrado. Al final de la sesión, todos
improvisaron sonidos y armonías que dejaron flotando en el salón un instante mágico. La
psicología humanística se empezó a definir como experiencial e interactiva.
5
En 1969, Fritz fundó su propio centro en el Lago Cowichan, en Canadá.
Hasta allí lo siguió Dick. Fritz dirigió, en Cowichan, su primer y único programa formal de
entrenamiento en terapia Gestalt, Sólo había unos pocos elegidos que llevaban años con
Perls: Dick Price, Barry Stevens, Patricia Baumgardner. Dick puso como sucesores de
Fritz, en Esalen, a Bob Hall, Jack Downing y a un chileno, que desde 1966 era discípulo de
Perls y amigo de Castaneda, Claudio Naranjo. La responsabilidad de dirigir los talleres de
terapia Gestalt en Esalen recayó en estos hombres.
Naranjo era un hombre de Esalen desde hacía varios años. En 1966, Michael
le había pedido que escribiera un artículo sobre terapia Gestalt a modo de monografía de
Esalen. Salvando el símil, Naranjo dice que se sentía como Platón escribiendo de Sócrates,
al llevar al papel sus conversaciones y experiencias con Fritz.
En Cowichan, Fritz Perls invistió como terapeuta Gestalt a Dick Price, quien
volvió a Esalen para iniciar un Programa de Formación en Terapia Gestalt que dirigiría
junto con Perls. Pero Fritz nunca retornó a Esalen. Falleció en el Weiss Memorial Hospital
de Chicago.
En abril del ´70, un mes después de la muerte de Perls, Michael Murphy
viajó a Europa acompañado por Stuart Miller, Alan Watts, William Schutz y George
Leonard, entre otros. La idea era conectarse con lo más granado, en el enfoque Esalen, que
existiera en el Viejo Mundo. En Londres se reunieron con Ronald Laing, quien ya había
estado en Big Sur. Luego viajaron directamente a Florencia para ver a Roberto Assagioli,
el fundador de la Psicosíntesis. Assagioli pensaba que Gestalt, grupos de encuentro y
Psicosíntesis eran perfectamente compatibles. El catálogo de Esalen, de 1971, ofreció un
Programa para Residentes en Formación cuyo título rezaba: Psicosíntesis; una
aproximación comprensiva al desarrollo personal”. La Psicosíntesis llegaría, con los
años, a ser el corazón filosófico del Programa de Medicina Humanística de Esalen.
Mientras un grupo iba a Europa, otro, liderado por Claudio Naranjo, viajó a
Chile para estudiar, en la desértica Arica junto a Oscar Ichazo, un maestro de Naranjo.
John Lilly y John Stevens formaron parte de ese grupo de más de 20 esalenianos que
conocieron el norte de nuestro país y el Sistema Arica de Ichazo. Ichazo pronto emigraría a
Nueva York. Fritz había muerto, el hijo de Claudio Naranjo había muerto. Para Naranjo
viajar al desierto sudamericano, en lo que él llamó: “Viaje sin Retorno”, y escribir el libro
en homenaje a Fritz que se le había solicitado meses antes, fue su retorno a la vida y a
California. En Berkeley entregó los famosos manuscritos perdidos para su publicación.
Publicación que sólo apareció a la luz 20 años después, en 1990.
Al entrar a la recepción de Esalen, Bette Dingman me preguntó: -¿De dónde
vienes?- De Chile, contesté- Tú eres el segundo chileno en Esalen, agregó Bette. -¿Cuál
fue el primero?, inquirí curioso. -”Nenyo”. - ¿Qué? -”Nenyo”. -Por favor, escríbelo.-
”Naranjo”, leí en el papel. Así comencé a conocer la que sería mi propia historia. Era la
primera vez que escuchaba acerca del chileno Naranjo. Fue, en Esalen, la primera vez que
supe de verdad de tantas cosas propias de la psicología humanística, la terapia Gestalt, los
grupos de encuentro, las técnicas cuerpo-mente y la meditación. Tantas cosas que había
6
leído y que, sin embargo, para nada conocía. Como dicen hoy, era la diferencia entre el
mapa y el territorio.
El Programa para Residentes en Formación en el cual el 7 del 7 del 77 me
había inscrito por carta empezaba el 6 de noviembre. Previamente yo asistiría al Programa
de Estudio y Trabajo de Esalen entre el 9 de octubre y el 6 de noviembre. Me había
embarcado en Pudahuel el sábado 8 de octubre. Mi programa de formación se titulaba:
Una aproximación integrativa al proceso grupal y el crecimiento personal. Estaba
dirigido por Dick Price, Christine Price, David Schiffman y Dee Mundeschenk.
El Programa incluía trabajo individual intensivo, observación supervisada,
práctica en trabajo grupal y en trabajo de apoyo individual, video feedback, lecturas y
sesiones teóricas. El propósito era ayudarnos a desarrollar nuestras propias habilidades,
estilo y recursos como facilitadores individuales y grupales. El Programa incluía trabajo
personal profundo, training en Gestalt, trabajo corporal, Psicosíntesis y meditación. Habría
sesiones de tai chi, bioenergética, shiatsu y masaje.
El énfasis en la formación gestáltica estaría dado en un enfoque nocoercitivo,
no-analítico y no-juzgador. Su foco sería el continuum de conciencia, la
naturaleza del impasse, el contacto y sus límites, el trabajo de visualización y meditación.
En Psicosíntesis, aprenderíamos a discernir diferentes niveles del
inconsciente, la organización básica de la personalidad, la capacidad de optar y de
desarrollo de la voluntad, la resolución de conflictos internos, meditación reflexiva y
receptiva, des-identificación y auto-identificación, el uso de modelos, la naturaleza de los
propósitos, la ligazón con lo transpersonal, la guía de fantasías, el trabajo creativo y el uso
de la música.
El Programa contemplaba, también, formación en grupos de encuentro; fases
de inclusión, confrontación y afecto; fundamentos de las experiencias catárticas en el
contexto grupal, campos de energía grupal y modalidades de apoyo para grupos de
encuentro.
Al volver a Chile, yo era el mismo y yo era otro. Traía los apuntes puestos
en el cuerpo. No había forma de separar mi hacer de mi ser, Era un facilitador y terapeuta
Gestalt formado en Esalen. Como dice el Buda, habría “mucha leña que cortar en
adelante”.
Yo venía realizando talleres de Gestalt y de Crecimiento Personal desde
1973. Los que recomenzaron en 1978 eran diferentes, aunque se llamaban igual. Por aquí
y por allá había gente que estaba en los mismo o parecido. Aline Sanford, luego por los
´80, Alejandro Celis, Gonzalo Pérez. Esa maravillosa persona que es Vilma Haning. ¡Y
qué decir de Nana Schnake! En fin, pocos pero buenos. Lola Hoffman aún nos iluminaba.
En el ´82 creamos el Instituto Integral de Cultura con Ruth Hoflich, en Viña del Mar. En el
´83, el actual Ecos, de Maruja González, en Ñuñoa. En el ´86, el Programa de Formación
de Facilitadores Grupales del Desarrollo Personal e Interpersonal del CPEIP, institución
madre, en Chile, en la formación de facilitadores. En el ´91, la Sociedad Chilena de
7
Desarrollo Personal y su Programa Nacional de Formación. El Centro de Desarrollo
Personal “La Pachamama”, en Talagante, en 1994. El Diplomado en Terapia Gestalt en
1995.
Tantos talleres, tantas sesiones, tantas experiencias, tantas personas y
siempre una misma verdad última: el ser humano, cada vez que tiene ambiente y
oportunidad para ser más humano, lo es. Vino gente de la Argentina, Perú, Ecuador,
Uruguay, El Salvador, Colombia, Estados Unidos, Suiza, Alemania, de todo Chile a recibir
y recibirse en nuestros talleres y programas. Nunca me imaginé que algo así ocurriría.
Tampoco me imaginé que algo como Esalen existiera.
Sí, me imagino lo que sucederá en la semana del 2 al 6 de diciembre de este
año, en el Centro Holístico de Salamanca. Organizado por el CPEIP y la Sociedad Chilena
de Desarrollo Personal, se dará inicio al Primer Encuentro Internacional de Desarrollo
Personal. Habrá alrededor de 100 especialistas en Desarrollo Personal de la Argentina,
Colombia, Ecuador, Chile y otros países. Los directores y directoras de los principales
Centros de Desarrollo Personal, Interpersonal y Transpersonal de la Argentina y Ecuador
estarán en Salamanca.
Habrá talleres de Gestalt, Respiración Holotrópica, Bioenergética, Biodanza,
Rolfing, Selver, Feldenkrais, Focusing Corporal, Psicodrama, PNL, Logoterapia,
Creatividad, Arquetipos, Sincronicidad, Meditación, Danzas Rituales, Tai Chi, Yoga,
Gimnasia Arica, Danza Africana, Rebirthing, Musicoterapia, Terapia Neo-Reich e
Integración de Sueños.
Dick falleció en Esalen, el 24 de noviembre de 1985, día en que cumple años
Claudio Naranjo.
La noche del 2 de diciembre de 1996, en el valle de Choapa, el cielo estará
azul y, como es habitual, pleno de estrellas. Esa noche habrá, de mi parte, un sencillo
homenaje para Dick Price, fundador de Esalen y mi formador en la Big House de Big sur.
El encuentro mismo será un gran homenaje a los ya 35 años de Esalen, de la Asociación
Americana de Psicología Humanística y de todos quienes hace mucho o hace poco se
embarcaron en el Movimiento del Potencial Humano. Nos vemos. See you...
Artículo aparecido en la Revista Uno Mismo en 1996.

1 comentario:

  1. Como siempre, Máster, me emociona leerte.. Ahora q estás aficionado a la Historia, qué wena muestras de tu vocación !
    Un abrazo,
    & gracias, de nuevo, por toda tu entrega, tu guía (aunque sea a regañadientes: sé q no te gusta hacer de Papá), tus aportes !

    ResponderEliminar